Poetry

•27 septiembre, 2017 • Dejar un comentario

Sometimes we drug ourselves with dreams of new ideas. The head will save us. The brain alone will set us free. But there are no new ideas still waiting in the wings to save us as women, as human. There are only old and forgotten ones, new combinations, extrapolations and recognitions from within ourselves – along with the renewed courage to try them out. And we must constantly encourage ourselves and each other to attempt the heretical actions that our dreams imply, and so many of our old ideas disparage. In the forefront of our move toward change, there is only poetry to hint at possibility made real. Our poems formulate the implications of ourselves, what we feel within and dare make real (or bring action into accordance with), our fears, our hopes, our most cherished terrors.

Audre Lorde, “Poetry is not a luxury”

 

This, another formulation of what I have been feeling for a long time, so disconnected from myself and my inner light. It is that quality of light of which Lorde speaks at the beginning of the piece I am reading right now what I have lost in the past few months, the mere capacity of closing my eyes, my ears, myself to the external noise and make a connection to what is going on inside me.

No new ideas, just old ones, buried within myself.

Anuncios

•6 septiembre, 2017 • Dejar un comentario

The last few days after we returned to Moscow I got to meet one woman I had noticed all through the Conference. She was an Eskimo woman. Her name was Toni and she’s Chukwo. They are from the part of Russia closest to Alaska, the part that wasn’t sold by the Russians, across the Bering Straits. Toni did not speak English and I didn’t speak Russian, but I felt as if we were making love that last night through our interpreters. I still don’t know if she knew what was going on or not, but I suspect that she did.

I had been extremely moved by her presentation earlier in the day. We sat down to dinner, about ten of us, and Toni started speaking to me through our interpreters. She said that she had been searching for my eyes in the crowd all through her speech because she felt as if she were talking to my heart. And that when she sang the little song that she did, she sang it for a beginning that she hoped for all of our people. And this lady cast, let me tell you, a very powerful spell. There are only four- teen thousand Chukwo people left. In her speech at one point she said, “It is a very sad thing when a whole people ceases to ex- ist.” And then she sang a little song which she said her people sing whenever something new happens. Her dark round eyes and seal-heavy hair flashed and swung in time to her music. It sent a chill down my spine at the time, because although there are 21 million Black Americans, I feel like we’re an endangered species too, and how sad for our cultures to die. I felt as if we alone, of all the people at the Conference, shared that knowledge and that threat, Toni and I. At dinner Toni kept telling me how beautiful I was, and how it was not only my beauty that she would carry with her always but my words, and that we should share our joys as well as our sorrows, and some- day our children would be able to speak freely with each other. She made toast after toast to women and to their strength. All of this was through our interpreters. I was trying to decide what to make of all this when Toni got up, moved over, and sat down beside me. She touched my knee and kissed me, and so we sat all through dinner. We held hands and we kissed, but any time we spoke to each other, it was done through our interpreters, blond Russian girls who smirked as they translated our words. I suppose Toni and I connected somewhere in the middle of the Aleutians. She kissed my picture on my book before she got up, thanked us for dinner, and went off with the male Latvian delegate from Riga.

Audre Lorde, “Trip to Russia” (V), Sister outsider

Post empezado hace tres años

•3 septiembre, 2017 • Dejar un comentario

Desvarío laborioso y empobrecedor el de componer vastos libros; el de explayar en quinientas páginas una idea, cuya perfecta exposición oral cabe en pocos minutos. Mejor procedimiento es simular que esos libros ya existen y ofrecer un resumen, un comentario.

Borges, “Prólogo”, El jardín de los senderos que se bifurcan

Estoy pensando en incluir “El jardín de los senderos que se bifurcan” (el cuento, no el libro), entre los textos a leer para el curso que voy a dictar este trimestre en la universidad. En cierta medida, el curso podría partir de un análisis de los textos de Borges sobre el tiempo, y sobre todo, a la manera cómo se podría leer la historia (con mayúscula y con minúscula) a partir de estas concepciones. Más que concepciones sobre el tiempo o la temporalidad, estoy pensando el curso como un comentario a distintas formas de entender la filosofía como una actividad que hace historia: que hace memoria, por ejemplo, o que ejecuta la disciplina de la Historia, o que narra la historia individual y colectiva de personas, pueblos o tradiciones, o que da cuenta de la historicidad humana o de los conceptos y valoraciones filosóficos, etc. Algunas de las puestas en escena de Borges permiten una discusión profunda de estas maneras de relacionarse con la historia, más allá de ser “teorías” o versiones del tiempo, que es la manera usual en la que se leen dichos textos filosóficamente. En el caso de “El jardín de los senderos que se bifurcan”, por ejemplo, se olvida a menudo que la  historia está narrada por lo menos en dos niveles distintos, y que ambos están referidos efectivamente al pasado, un pasado que, además, se niega en la idea misma del laberinto de Ts’ui Pên. Algo parecido (en lo que toca a los niveles) es lo que sucede en “Utopía de un hombre que está cansado”, en el que el narrador cuenta desde el pasado la historia de su viaje al futuro después de haber ocurrido; es decir, una especie de futuro del futuro en el pasado. De nuevo, la necesidad de este pasado es negada por la visión de mundo de los humanos del futuro en su afán de abandonar y negar la historia. Esa narración es una forma de historia, que sin embargo se presenta también como una reflexión sobre la historia: o bien da cuenta de la importancia de abandonarla (si se sigue la filosofía de “alguien”), o bien muestra el absurdo de esa concepción, plasmado en la pintura que el narrador trae del futuro y que sirve como vestigio, memoria, narración, etc. (Una pintura casi invisible)

En el caso del primero de los relatos, Borges emplea una vez más el truco que comenta en el prólogo: en vez de escribir el libro, simplemente lo supone y se limita a dar una noticia del mismo. Ahora bien, ¿qué es exactamente lo “empobrecedor” de escribir estos libros largos por oposición a su mero reporte? ¿Qué se gana no escribiéndolos? Pareciera que su resumen, sólo por ser conciso y dar cuenta de la forma, de la idea, basta como reporte. La forma por sí sola. Pero ésta es entonces otra forma de historia, sólo que es la historia de una idea, o de un libro inexistente, pero que podría existir. El reporte de una idea, tanto como el cuadro de “alguien” es el reporte de una visita y una conversación. Y hay aquí, entonces, una reflexión que vás más allá de una simple enunciación de una forma de temporalidad, o la discusión teórica de la negación del tiempo.

Silencio

•26 agosto, 2017 • Dejar un comentario

Digo que el acontecimiento, ese pasar de una orilla a otra en el que se experimenta dicha fuerza, no es posible expresarlo, aprestado para la ofrenda, sino a través y tras el silencio que lo sigue. Verdad nocturna. Toda la fuerza difusa del mundo nada puede a la hora de la Expresión si no has nadado de esta orilla a aquélla y enriquecido luego tu silencio en la nueva orilla.

Édouard Glissant, Sol de la consciencia

No hay más silencio, como si un murmullo se levantara sigiloso de todo el suelo que piso, como cuando una llovizna ligerísima caía sobre la tierra y era primero el olor del polvo, y no las gotas sobre la cabeza, lo que delataba que había comenzado a llover en la cancha de fútbol del colegio. No hay un momento tras cada momento para considerar el paso del tiempo, para escuchar el silencio y decidir que no es el mismo espacio que acaba de suceder. No hay soledad con la qué comparar la presencia de ese murmullo y el olor del polvo. Hay un lento ocurrir de una escena tras otra en mi cabeza, de una fecha tras otra, de una explosión de luz sobre la pantalla una vez más, que se forma de la anterior como un mismo fluido. La mayoría de las veces es por mi propia iniciativa, como si para combatir el murmullo se hiciera necesario poseerlo, propiciarlo yo mismo hasta que se convirtiera en algo voluntario y, por lo tanto, mío; siendo mío, no sería más anestesiante, no más angustioso.

Pero hay otra forma de poseer el murmullo: creándolo. No facilitándolo, no sometiéndome voluntariamente a él con la ilusión de hacerlo mío, sino poniéndolo en palabras y convirtiéndolo en algo que me hale, que me inspire. Escribir el silencio hasta que se pueda escuchar su olor a polvo elevándose rápidamente; tal vez, incluso hasta poder predecirlo.

•29 enero, 2017 • Dejar un comentario

Hemos tenido en esta semana tal vez dos de los días más lindos con Antonia de toda su vida. Ahora que nos reconoce tan claramente, nos sonríe tanto, y reacciona con interés a las cosas y juegos que le proponemos, los ratos juntos se me hacen cortos, y creo que nunca he disfrutado tanto cantarle, hablar con ella, contarle historias y escucharla responder con sus ruidos chistosos.

Toda esta alegría contrasta en mi cabeza con la angustia creciente de lo que está pasando en Estados Unidos desde hace una semana, y en particular hace un par de días con las acciones ejecutivas que el gobierno de Trump está llevando a cabo para impedir la llegada de refugiados musulmanes. Las historias que he escuchado en estos días, y la angustia de las familias que están comenzando a ser separadas por estas acciones, resuenan casi constantemente en las sonrisas que me saca Antonia cuando mueve las piernas eufóricamente. No tengo cómo conciliar ambos sentimientos, ni cómo separarlos lo suficiente como para que en el la felicidad de uno no aparezca de súbito el dolor del otro, un dolor por supuesto imaginado, evocado, teórico, tal vez. Y dado que nadie habla de otra cosas que del régimen fascista que lleva armándose durante tantos meses sin ningún tipo de vergüenza, nuestros días nuevos de tanta esperanza acompañados por esta chiquita (muchos de mis recuerdos) tienen la contracara de un mundo cada vez más cerca de la catástrofe. Su llegada al mundo ha sido también el crecimiento vertiginoso de las metamorfosis más repugnantes de la derecha en todo el mundo (los resultados del plebiscito en Colombia, de las elecciones en EE.UU., el resurgimiento de la ultraderecha en Alemania, Francia, Inglaterra y tantos otros lugares.)

¿Qué le depara este mundo a Antonia? Tal vez, ¿qué le depara ella al mundo?

The Aquarium

•27 enero, 2017 • Dejar un comentario

I just read that famous text by Aleksandar Hemon about his daughter, Isabel. I remember reading about him, and then Tatjana, who comes from former Yugoslavia, mentioned him a couple of time during dinner, when we stayed with her in Berlin during the summer. I only learned today that he lives in Chicago, and that all the horrible story that he tells happens here, somewhere. There is a point in the narration when he drives on Fullerton, toward the lake, and I can imagine almost block by block where that scene takes place.

I dreamt yesterday that Nathalia and Antonia were going to be caught up in an avalanche, and I was too far to come to help them. I actually did not know where they were, and how to get there; the only thing I knew is that they were not on my side when the catastrophe was approaching. I feared ( I was terrified, waking up in the middle of the night because of my loud screaming) that I was going to survive and they were not.

That was before reading Hemon’s piece, today. I am having dreams like this more and more often. I fear something, even more than before.

Changó el gran putas

•13 enero, 2017 • Dejar un comentario

Sigo leyendo Changó el gran putas, pero la lectura se hace larga y difícil. Parte de lo que producen estos tres meses de extenuación, de no dormir más de cuatro o cinco horas seguidas por tantos días, es la pérdida de capacidad de concentración y una imposibilidad de mantenerse en la misma tarea por suficiente tiempo. Con este libro en particular, que cambia cada de dos o tres páginas de narrador, alternando a veces entre seis o siete por cada parte, la concentración se hace tal vez aún más importante. Zapata Olivella traza un hilo espacial y cronológico, tejido por los espíritus de aquellos que a lo largo de meses limaron las cadenas en el fondo de la nao; un hilo que lleva de África a América. Seguir este hilo que liga las figuras de tantos héroes de la resistencia en negra en América requiere de pronto una fortaleza (de cuerpo, tal vez, más que de espíritu) que no estoy seguro de tener en este momento.

O, es posible, que nunca podría tener. El proyecto mismo de perseguir los innumerables caminos del muntu (el pueblo africano desperdigado por todo el mundo, o el espíritu de lo africano en cada uno de sus descendientes), a pesar de tener el ánimo de ser una reconstrucción colectiva, comunitaria, africana, se conecta sólo en los puntos particulares que une ese hilo, casi exclusivamente en los hombres, fuertes, casi sobrehumanos, que componen la narración (Ngafúa, Benkos Biohó, el Babalao, Toussaint, Mackandal, etc.) El destino del muntu se pierde en esas figuras, justamente como se desperdiga a lo largo del continente y de sus miles de sus islas. Tal vez se trate justamente de que no se puede seguir en un hilo (ni en muchos) la diseminación iniciada por el tráfico trasatlántico de esclavos.